Desinfectante

Supongamos que nos metemos en la lavadora y la cerráramos nosotros mismos. Sería como entrar en un pequeño submarino y cerrar la escotilla. Una vez dentro, tomamos asiento y nos abrochamos el cinturón de seguridad. Con un diminuto mando a distancia sellado herméticamente para que no le entre el agua, ponemos en marcha la lavadora. Pensar que estamos en un batiscafo tal vez nos tranquilice ligeramente. Poco a poco el interior comienza a llenarse de agua a 30 grados de temperatura para que no tengamos frío, el detergente es vertido y entonces todo comienza a moverse. Giros y pausas, vaciado y llenado; así hasta completar el ciclo de lavado. El momento más difícil del viaje es, sin duda, el centrifugado; aquí quizás convendría imaginar que saltamos al hiperespacio en el Halcón Milenario. Finalmente, salimos del habitáculo de la máquina -siempre me ha fascinado que los italianos utilicen la palabra macchina para referirse al coche- y nos dirigimos de inmediato al tendedero, ubicado al aire libre, y allí, antes de tendernos al sol, nos rociamos con desinfectante o lejía.

Supongamos.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de seis años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .