Sentencias

El Tribunal Supremo inhabilita a Quim Torra y le impone una multa de 30.000 euros. Lo condenan por desobediencia, tras negarse a retirar del Palau de la Generalitat una pancarta de apoyo a los presos del procés durante la campaña de las generales de 2019. Desobediencia “contumaz y obstinada”, según la sentencia. Esto aboca a Catalunya a un período de interinidad política y elecciones, que se celebrarán seguramente en febrero de 2021. Suma y sigue.

La inhabilitación de Torra era más que previsible. Llama la atención que se ejecute a dos días del 1 de octubre, una fecha tan importante para el independentismo y día en el que fuimos testigos de uno de los episodios más lamentables de la historia reciente, porque más allá del simbolismo, conviene decir hasta la saciedad -no vayamos a olvidarlo, que eso se nos da muy bien- que la represión y la violencia aplicadas sobre los “votantes” por los cuerpos de seguridad del Estado fue innecesaria, desproporcionada y criminal.

El pulso entre el gobierno central y el autonómico continúa y parece no acabar jamás. Sigo pensando que las posturas inamovibles en un estado democrático no tienen demasiado sentido cuando afectan directamente a los ciudadanos. Ambas partes han demostrado a lo largo de los años una soberbia que pone los pelos de punta. Sin voluntad de diálogo no se alcanzan acuerdos jamás. Contumaz y obstinada ha sido la actitud de unos y otros, actitud que ha provocado una serie de acontecimientos y momentos históricos penosos, vergonzosos y muy cuestionables desde el punto de vista democrático.

España es un país peculiar -más o menos como todos, supongo- en el que un montón de carroñeros se pelean por conseguir la parte más nutritiva de las vísceras del animal muerto. Mercenarios del amiguismo con el odio a flor de piel.

Unos se han cargado a Torra, ese tipo incómodo, añadiendo más inestabilidad, si cabe, al panorama político catalán. Otros han conseguido un mártir más para la causa, pero continúan careciendo de un líder mesiánico que unifique a los partidos independentistas instalados en el desconcierto, a lo que hay que sumar el cansancio y la frustración de un amplio sector de la población por los objetivos no alcanzados.

No hay cambios a la vista. Todos los movimientos parecen no llevar a ninguna parte.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de seis años ilustrando la actualidad. GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .