El vómito

Cuando escucho hablar a Isabel Díaz Ayuso me asalta la imagen de Linda Blair, la niña que protagonizó la película El exorcista -bajo la dirección de William Friedkin-, vomitando ese pastoso líquido verde al rostro del padre Damien. Es algo recurrente, casi inevitable.

La presidenta de la Comunidad de Madrid disuelve el gobierno y convoca elecciones anticipadas para el 4 de mayo. Dice que lo hace “en contra de su voluntad, por responsabilidad”, después de la moción de censura presentada por PSOE y Cs en Murcia, y porque no puede permitir que Madrid pierda su libertad.

En pocos días hemos presenciado movimientos inesperados y hemos escuchado una cantidad impresionante de sandeces. Ayuso es un personaje cruel cuyos intereses son única y exclusivamente personales. Llega el momento, ahora sí, en que IDA se quita la máscara definitivamente y sin ningún tipo de complejos para mostrarse tal como es: fascista hasta la médula. Sabe que tiene padrinos dentro de su partido y a los gorilas de VOX, por si hicieran falta a la hora de sumar votos o de utilizar la violencia más allá de las palabras.

En las próximas semanas veremos a una Ayuso inspirada, venida arriba por Madrid y por España, una, grande y libre. Habrá que esperar hasta el 4 de mayo para saber si la jugada le sale redonda o, por el contrario, acaba ahogada en su propio vómito.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de siete años ilustrando la actualidad. GRACIAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.