Usted y yo habíamos quedado en que usted no existe

-Shhhhh!

El título de este artículo es un epígrafe que hallé en un libro y me gustó mucho. Ignoro de quién sea, no me acuerdo. Lejos de ser mío, el volumen lo tenía prestado para una de las antologías de poesía en que estaba trabajando. Yo llevaba el inventario de títulos, autores y poemas seleccionados que luego los transcribía y corregía. Eran casi trescientos libros de papel, ninguno digital. Había que almacenarlos, cuidarlos y quererlos hasta antes de octubre, mes en que el PDF de alta resolución habría de entrar a la imprenta.

Para nosotros Amazon menos que ser una opción, no existía. El libro electrónico era el lobo que nos decían que venía y venía, y nunca llegaba. Ilusos. Era una simple cuestión de mercado, de oferta y demanda; y por como se ha desarrollado internet: de autorregulación. Por ello primero habría de tocarles en la puerta a los gringos; a Europa, en algún momento; y a nosotros, definitivamente después.

Sin terminar de llegar a América Latina, podemos enterarnos que desde hace algunas semanas, editores y autores han estado quejándose del mal trato que la librería digital más emblemática de internet le da a sus publicaciones. Ahora, con el mercado del libro perfectamente montado en la red, la perspectiva del lobo ha cambiado: está en todos lados y es enorme. Amazon ha sido capaz de esconder los libros, quitarles descuentos y sugerir a cambio títulos similares por la mitad del precio; incluso —según se ha dicho— ha llegado a retrasar las entregas por semanas, cuando se trata de publicaciones que hablan mal de Amazon como empresa, o sencillamente cuando la editorial se rehúsa a aceptar sus nuevas tarifas de comisiones.

En ese estatus de discriminación están libros que por sus autores habrían de comercializarse como pan caliente, digamos J. K. Rowling (bajo el pseudónimo de Robert Galbraith) o Michael Conelly; y las editoriales no son precisamente pequeñas, como la neoyorkina Hachette Book Group o Bonnier, en Europa.

Tras las acusaciones que han llegado a discusiones y entrevistas en CNN International, Amazon no ha emitido un solo comunicado, ni ha levantado el teléfono siquiera a los insistentes reporteros. En una época en que los políticos caen como moscas ante los golpes de periódico virtual, era de esperarse que los directivos de la librería salieran con el rostro enrojecido a dar la cara; pero no, quizá porque no son políticos. Como dije, es una cuestión de mercado, de oferta y demanda; y autorregulación.

Me llamó la atención que el presentador de noticias de CNN hablara de monopolios, de la necesidad de que el Estado intervenga y haga algo al respecto. Y yo con mi obsesión de tropicalizar los problemas pensé: qué irá a pasar cuando Amazon renegocie sus contratos en México. A poco va a estar el Estado mexicano a la altura para intervenir. Y las televisoras… ¿abrirán el debate? Entonces recordé mi epígrafe favorito, ese cuya referencia perdí quizá inconscientemente para conservar mi calma; e imaginé al algoritmo autorrespondedor de Amazon en el menú de preguntas frecuentes para autores y editores, diciendo:

—Usted y yo habíamos quedado en que usted no existe.

Artículo: Ramsés Figueroa.

Ilustración: Rocío Coffeen.

Anuncios

2 comentarios en “Usted y yo habíamos quedado en que usted no existe

  1. los conocimientos de las técnicas de todos los ramos también son materia de monopolio, alli está monsanto, ahora para este sistema neoliberal ya no son importantes los libros, ni los conocimientos, si son materia de monopolio, todo un sistema en la busqueda del control de todo el conocimiento universal para su provecho exclusivo, promocion e impulso de la ignorancia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s