Me brota lo que me da la gana

En mi cuerpo brota lo que me da la gana - internet

 

Hemos llegado a un punto en el que todos deciden cómo debemos vernos y sentirnos en nuestro propio cuerpo. Todos deciden sobre los centímetros exactos y la cantidad precisa de los pelos que nos deben brotar de nuestra piel. Incluso deciden si algo es o  no higiénico en proporción a la cantidad de vello, respecto a los centímetros cuadrados que ocupa. Y se da por hecho que mientras menos hay, más higiénico e impoluto se está. No lo comparto.

Me sorprendió el comentario que leí en un twitter, donde se referían a María, la niña que ganó La Voz Kids, y decían que cantaba muy bien pero que había que arreglarle las cejas. Es una niña y ya tiene que enfrentarse a estupideces de ese tamaño. Yo recuerdo que cuando era niño y me comenzaba a salir el bigote, los otros niños se metían conmigo y se burlaban, afortunadamente pasé de ellos y comencé a afeitarme mucho años después, y ahora sencillamente no lo hago, de ningún sitio, porque no me da la gana. Soy hombre, pero si fuera mujer, seguramente haría lo mismo, o no. Pero sería mi decisión bajo el simple y contundente argumento: de mi cuerpo brotan los pelos que me da la gana. ¿Y del tuyo?

 Augusto Metzli.

Un comentario en “Me brota lo que me da la gana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.