La fiesta gris

MUNDIAL DE FÚTBOL

Cuando era niño me gustaba el fútbol. Podía pasarme horas con un balón en los pies, no importaba si estaba solo o acompañado. Nunca desarrollé grandes habilidades técnicas, sin embargo llegué a jugar con la selección de fútbol sala del colegio en el que estudiaba, participando en torneos y ganando algunas medallas.

Cuando se celebró el mundial de México en 1986 yo tenía 11 años. Lo viví con entusiasmo, como una fiesta de fútbol y color; me sabía las alineaciones de casi todos los equipos, veía casi todos los partidos, incluso llegué a completar el álbum de cromos del mundial. Fue el único campeonato que disfruté. Cuando crecí y me dí cuenta de lo que es realmente el fútbol de élite y de todo lo que hay detrás me llevé una enorme decepción: jugadores ególatras, fichajes millonarios, intereses políticos, evasión fiscal, marcas que utilizan niños para fabricar sus productos, etc.

La fiesta del fútbol ha dejado de ser esa colorida celebración del que llaman “deporte rey” para convertirse en un evento gris, turbio y hasta inmoral. 

En Brasil, a tan solo unos días para que empiece el próximo mundial, las protestas y las críticas no cesan.

Fernando Prado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s