Torero

TORERO

El torero es aquella persona que se gana la vida torturando un animal. Un hombre -las mujeres toreras se cuentan con los dedos de una mano- que salta al ruedo ataviado con un ridículo traje, marcando paquete y que ofrece el lamentable espectáculo de marear al enorme animal con el capote mientras el público grita con fervor un “olé” tras otro, que clava afiladas banderillas en el cerviguillo del toro y que finalmente le da muerte atravesándolo con una espada. A este acto de crueldad se le llama arte; es la fiesta nacional y, por lo tanto, es cultura.

En mi opinión, el torero encarna la figura del macho que se revela contra la naturaleza y que se considera capaz de someterla y doblegarla. El “sexo fuerte” que se exhibe en una plaza para que su ego sea jaleado. Y del ruedo a las revistas del corazón y a los medios de comunicación.

El Congreso de los Diputados es lo más parecido a una plaza de toros. Allí Mariano Rajoy aprueba decretos, recortes y paquetes de leyes de manera cruel que acaban haciendo sufrir a mucha gente y es aplaudido con euforia después de cada intervención.

Fernando Prado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s