Acróstico decimal del dolor: Ayotzinapa

43 Semillas, acrílico sobre papel, Augusto Metztli, 2015

por Amilcar Vargas

Antes de esta abierta guerra
ya la violencia campeaba,
ojos y voces callaban
tremulando bajo tierra.
Zapata desde la sierra
incrédulo hoy estaría,
no hay respuestas todavía
a esta infame operación,
poder y conflagración
actúan con osadía.

Antes de esta abierta guerra
no era todo santa paz,
la violencia tan solaz
se paseaba por la tierra,
y los hijos de la sierra
seguían por el camino
bajo un obscuro destino
con un profundo ideal
educarse en la Normal
como humilde campesino.

Ya la violencia campeaba,
pero así daban la lucha,
la dedicación fue mucha,
la tierra sus frutos daba.
Pero nadie imaginaba
el final que ahora han tenido
ese que era tan temido,
(aunque siempre imaginado).
Ahora ha sido superado
dejando a un país dolido.

Ojos y voces callaban
duramente silenciados,
el valor acobardado
por las balas que sonaban.
La violencia no cesaba
antes bien iba en aumento,
siempre y en todo momento
la amenazaba era latente.
Pero nunca por mi mente
se imaginó este tormento.

Tremulando bajo tierra,
de la ira más profunda,
emergió toda iracunda
la instrucción que hoy nos aterra.
Y tal cual si fuera guerra
orden dieron de matar,
la protesta masacrar
dando muerte al inconforme
y para que no hubiera informe
la evidencia incinerar.

Zapata desde la sierra
ahora llora, no lo dudo.
Y en vez de quedarse mudo
si volviera de la tierra
se sumaría a la guerra
contra el gobierno opresor,
convirtiendo el gran dolor
en acciones de defensa
que por radio, tele o prensa
gritarían de indignación

Incrédulo hoy estaría,
al lado de los valientes
de los no indiferentes,
que al poder encararían.
Del dolor él sacaría
fuerzas para continuar
y mano a mano encausar
la protesta ciudadana
que hoy ve cómo se hace vana
y parece naufragar.

No hay respuestas todavía
y tal vez no las habrá,
¿hasta cuándo aguantará
este estatus de ironía,
este pueblo en su agonía
que parece no acabar?
¿Es posible continuar
con un sistema corrupto
que dio un golpe tan abrupto
a la sociedad civil?
¿Es posible ser tan vil
y a la vez ser tan absurdo?

A esta infame operación
podemos sumarle varias,
acciones muy sanguinarias
que enlutaron la nación.
Es terrible la lección
y creo no hemos aprendido
pues de haber así ocurrido
el ciudadano consciente
nunca sería indiferente
ni se tiraría al olvido.

Poder y conflagración
estuvieron muy presentes,
para a cuarenta y tres gentes
dar la desaparición.
Hubo aquí una gran traición
a la condición humana,
a la tierra mexicana
y a sus hijos estudiantes
víctimas de unos maleantes
que nunca darán la cara.

Actúan con osadía
sembrando terror y muerte,
mientras que la autoridad inerte
por burocrática vía
va alargando día con día
la justicia se haga al fin.
¿Merecemos esta ruin
y falaz tranquilidad?
Venga pueblo ¡despertad!
La solución está en ti.

Amilcar Vargas

Hamburgo, Octubre de 2014.

Publicado originalmente en la web raicesalaire.com

Ilustración: Augusto Metztli

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s