¡Váyase, señor Ménard!

ROBERT MÉNARD

Robert Ménard, alcalde de la localidad de Béziers, al sureste de Francia, es uno de esos prohombres ejemplares, entregados plenamente al servicio de la ciudadanía. Llegó a la alcaldía con el apoyo del Frente Nacional de Le Pen. Una vez alguien me dijo que las personas no cambiaban, pero yo nunca estuve de acuerdo; he aquí un ejemplo. Este tipejo, que años atrás se situaba más a la izquierda -es periodista y fundador de Reporteros sin Fronteras-, ha dado un giro aparentemente inexplicable hacia la ultraderecha. Es cierto que no me gustan las etiquetas, pero a veces sirven para llamar a las cosas por su nombre.

Éste iluminado ha sido noticia recientemente por rechazar de plano a los refugiados en Francia. Acompañado de una cámara y de policías fuertemente armados se dedica a visitar a los refugiados en viviendas que éstos han ocupado. “Ustedes no son bienvenidos”, les dice. Acto seguido, los amenaza diciéndoles que si no se van, la policía hará que se marchen. Libertad, igualdad y fraternidad.

Es preocupante el auge de individuos como Robert Ménard en Europa. Si así son las personas que representan a los ciudadanos, entonces tenemos un gran problema.

La llegada de refugiados a Europa no puede verse como una amenaza, sino más bien como una oportunidad. Una oportunidad de reparar el daño histórico que los países europeos han ocasionado a lo largo de los siglos con el colonialismo. Una oportunidad para construir una sociedad mejor y más sólida, laica, respetuosa y sin prejuicios, una sociedad más justa y plural en la se respeten los derechos humanos y en la que todos podamos mirarnos al espejo sintiéndonos iguales. Una oportunidad para fortalecer la economía de la zona euro, de progreso. Pero en lugar de eso nos alarmamos porque nos quieren hacer creer que el estado de bienestar está en peligro, que no podemos acoger a tanta gente sin hundirnos todos, que los valores europeos están en peligro, que Europa camina hacia la islamización, etc.

Robert Ménard es de los que señala con dedo acusador a los refugiados como si fueran una plaga bíblica. Seguramente será de los que piensa que la verdad sólo tiene un camino.

¡Váyase, señor Ménard!.

Fernando Prado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s