Helado

Una mañana cualquiera nos despertamos bañados en sudor y con el corazón en la garganta. Apartamos las sábanas húmedas y la luz fluorescente que se cuela por debajo de la puerta nos anuncia que algo sucede allá afuera. Nos levantamos y salimos de la habitación con la respiración agitada y aturdidos aún por una pesadilla que ya olvidamos. Caminamos hacia la ventana descalzos y la abrimos de par en par; la suave brisa acaricia nuestro rostro hinchado y nos trae el olor de la hierba recién cortada. Desnudos ante el espectáculo de un nuevo día, con las manos sobre los glúteos, nos damos cuenta de que ya ha comenzado la nueva normalidad. Abandonamos involuntariamente nuestro cuerpo para viajar a la tarde calurosa de nuestra niñez en que nos entregan un helado que devoramos como si este tuviera poderes mágicos capaces de mantenernos a salvo de las complicaciones de la vida adulta; nada importa salvo ese helado que se derrite en nuestras pequeñas, torpes y sucias manos.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de seis años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .