Mi sangre

Mi ssangre-internet

Caminar por la calle con la mirada atenta hacia los lados, cuidar los horarios, los itinerarios, no llevar objetos ni valiosos ni ostentosos. Si caminas de noche, ir por en medio de la calle, así se tiene la visual más amplia para vigilar. No llevar la cartera en el bolsillo de atrás, salir con poco dinero. Llevar monedas a mano, por si acaso. No dejar ni bolsos, ni mochilas, ni bultos en los asientos del coche. No sacar la mano por la ventanilla del coche mientras estás detenido. Cuidarte del que va en bicicleta y se acerca demasiado, estar atento si alguien se aproxima con las manos en los bolsillos. Eso se llama acostumbrarse a un entorno violento y hostil. Esto es lo que sucede en las ciudades más violentas del mundo.

La diferencia entre vivir y no, es una casualidad espacial y temporal, como le sucedió a Mónica Spear, y su ex esposo Thomas Henry Berry. Como dice Juan Villoro: “Hay un acercamiento de una violencia que nos parecía ajena, a una violencia que de pronto es extrañamente propia”.

Augusto Metztli.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s