La silla de Mujica

La silla de Mujica-internet

Mi bisabuelo se arruinó a los 70 años, lo perdió todo, no fue su culpa, casualidades y causalidades que te pillan en medio. A esa edad, desde la nada comenzó un nuevo negocio, una maderería, en un terreno al lado de su casa en Escuinapa. Vivió y trabajó dignamente sin contratiempo hasta la hora de su convalecencia y de su muerte. Por eso sé, que se puede empezar una y otra vez. 

Mujica piensa igual, se lo dijo a Jordi, desde su casa en Uruguay: “Se puede arrancar y empezar de nuevo, una y mil veces”.

Sentado en su destartalada silla, tan digna y sabia como él, mientras acariciaba a su bella Manuela, se convirtió en el portavoz de la buena existencia: “Hay que transcurrir por la vida con un sentido de felicidad”.

Un gran escuchador es un gran observador y conversador, supongo que por eso entiende y transmite también nuestra condición animal y la relación que tenemos con el medio que nos rodea: “Tenemos que empezar a pensar como especie”.

Pero la silla de Mujica es de él y de nadie más. La vida y el tiempo los han modelado así.

Augusto Metztli.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS 🙂

Anuncios

2 comentarios en “La silla de Mujica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s