Pingüinos

PINGÜINO

Dicen que Ada Colau se quiere cargar el Mobile World Congress de Barcelona. Eso supondría, además de la pérdida de unos cuantos puestos de trabajos -temporales y mal pagados-, un palazo para el sector hotelero, un sector que después de habérselo currado durante muchos años ha conseguido finalmente situar a la ciudad en el mapa. Además ¿qué hace la Colau paralizando desahucios? Eso estaba bien cuando era portavoz de la PAH, pero ahora como alcaldesa ya no toca; ese es un tema que deberían solucionar con los bancos, no se, no está nada claro. Es que imagínate si a mi ahora se me ocurre dejar de pagar la hipoteca ¿vendrá esta tía a evitar que me desahucien? Y es que para colmo ha empezado muy mal. A ver, como puede ser que la alcaldesa de la segunda ciudad de España cobre 2200 euros al mes ¿Dónde vas?

Por otro lado tenemos a todo un patriota como Juan Rosell, presidente de la CEOE. Va el tío y dice que los parados deberían realizar trabajos sociales. ¿Todos los parados o solo los que cobran la prestación por desempleo?, ¿las horas de trabajo se regularían en función de la cantidad en euros que recibe el parado (a partir del día 10 de cada mes) o trabajarían todos por igual? Eso habría que aclararlo, más que nada para evitar malos rollos entre los trabajadores, pero creo que es una buena propuesta. Mira, yo los pondría a limpiar montes ahora en verano.

El principal problema que tiene Ada Colau es que es mujer y, además, de izquierdas. No mola que una mujer como ella, que viene del activismo social, se convierta en la alcaldesa de Barcelona. Muchos ponen en cuestión su capacidad para gestionar una alcaldía tan importante; que si no tiene idea de política, que si no está preparada. De aquí a dos días la pillarán robando pasta o defraudando o lo que sea y se la cargarán.

El problema que tiene Juan Rosell es que probablemente nunca ha tenido problemas. Es un empresario más sin escrúpulos y sin empatía para el que prima el beneficio económico sobre los derechos laborales y el respeto del trabajador como individuo, como ser humano.

La crítica constructiva no existe en España. Pero sí la envidia y el marujeo, que son los pilares de la idiosincrasia española. Debes ser católico, de derechas -o al menos socialista moderado-, tener familia, ir siempre acompañado de tu esposa -o en su defecto, novia-, estar en casa los domingos, vestir bien e ir perfumado, llevar a tus hijos -si los tienes- a un colegio de curas o de monjas, relacionarte con la gente de tu barrio, ser pelota, admirar a los poderosos y ser servil; de lo contrario eres raro, inadaptado, antisocial, comunista, hereje y, como seas extranjero, sudaca, panchito, moro, etc.

Me pregunto por qué confiamos más en un señor vestido de pingüino que en una mujer perroflauta.

Vivimos en un mundo de apariencias. Pero todos sabemos que las apariencias a veces engañan.

Fernando Prado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s