Hola

HOLA

Uno está muy tranquilo con sus fantasmas cuando de repente, sin saber por qué, aparece alguien dispuesto a alborotar el gallinero. Hay que trabajar a conciencia y ser muy perseverante para conseguir mantener los fantasmas a raya y poder llevar una vida más o menos tranquila; cuesta mucho conciliar el sueño noche tras noche y levantarse cada mañana sin escuchar el ruido de las cadenas.

Estas personas, los alborotadores, no parecen darse cuenta de la titánica labor que uno tiene que llevar a cabo; o no se dan cuenta o les da igual. El asunto es que uno tiene de repente todos los fantasmas alborotados por culpa de esos inconscientes. Suelen ser personas que han tenido algún vínculo con nuestros padres o hermanos, personas a las que hemos tenido que tratar por narices, pero que, siendo sinceros, nunca nos han importado demasiado -o más bien, nada-.

Un día recibes una llamada. No conoces el número, pero decides contestar porque piensas que si lo haces dejarán de molestarte de la compañía de teléfonos, de la eléctrica o del gas. Entonces escuchas esa voz ya casi olvidada. No tienes ni la más remota idea de cuándo y dónde fue la última vez que viste a esa persona, pero sabes que no hay escapatoria, tendrás que quedar con ella; y lo haces, no sabes si por educación o cortesía, o porque eres gilipollas. Un segundo después de colgar ya estás pensando en qué excusa utilizar para cancelar la cita.

Llega el día y te presentas en el lugar acordado a la hora acordada y te toca esperar. ¿Lo ves? No tenías que haber ido. Después del pretendido saludo amistoso, torpe a más no poder, no queda más remedio que buscar un bar donde tomar algo. Lo que estaba más a mano era el típico bar de barrio de los de toda la vida traspasado a una pareja de jóvenes chinos -difícil saber si eran pareja, hermanos, primos, o un par de desconocidos que están siendo explotados-. Pedimos café y agua y lo que vino a continuación no fue otra cosa que un amago de conversación forzada y salpicada de silencios incómodos. Unos minutos después apagan las luces del bar y sintonizan un partido de fútbol en un plasma colgado de la pared. El volumen es tan alto que cuesta hablar y escuchar. Finalmente los interesados en verte, los que tanto te habían echado de menos, acaban prestando más atención a las imágenes del televisor.

Mi hijo está aquí, en la ciudad, con su mujer. Ya hace un año que se vinieron, pero él aun no ha encontrado trabajo. Así, sin más, sin venir a cuento; te lo sueltan y tan anchos. Años luz sin vernos y ahora agitas la mano desde la lejanía para saludarme.

Ya está todo dicho. Tú les cuentas que estás trabajando y que más o menos vives, pero que la situación es difícil y más en los pueblos pequeños, donde hay menos posibilidades que en las grandes ciudades. Ellos comienzan a mirar el reloj con frecuencia, los silencios se hacen cada vez más largos. Sabes que has ido para perder el tiempo, que te han llamado para tantearte y ver si puedes ayudar a su hijo a encontrar un empleo. Al ver que te cierras en bloque y que siempre regateas un cambio de tema, no les queda más remedio que optar por la diplomacia: bueno, me alegro de verte.

Nos levantamos de la mesa; yo voy al lavabo, ellos pagan la cuenta. “Yo pensé que serías un importante empresario”, te dicen con una risita nerviosa.

Me quedan unos cuantos litros de gasolina por gastar y más de 50 kilómetros para llegar a casa.

Nunca los eché de menos. Después de todo, la visita sirvió para darme cuenta de que podré pasar el resto de mi vida sin volver a verlos y sin saber nada de ellos. Y tan contento.

A vosotros, alborotadores: iros a la mierda.

Ahora toca tranquilizar a los fantasmas.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s