Ventilador

VENTILADOR(PARA FÁTIMA)

La mayoría de los españoles tienen la suerte -o la desgracia- de no saber lo que es tener que emigrar. Dejar el país en el que naciste y a tu familia por razones económicas no deja de generar, de alguna manera, un trauma. El sentimiento de abandono, de lejanía, la soledad y la incomprensión, las dificultades que encuentras en el país al que llegas y que no siempre te recibe con las puertas abiertas, hace que te cuestiones una y otra vez si hiciste lo correcto; y a todo esto debemos añadir las enormes diferencias que pueden haber entre las culturas, religiones, tradiciones o lenguas del emigrante y del país “receptor”.

En España hay una larga tradición en tratar de manera despectiva a los que vienen de otros países. Se llama sudacas a los que vienen de América Latina; panchitos a los peruanos, ecuatorianos, mexicanos o cualquier persona de rasgos indígenas y baja estatura; moros a los árabes en general sin importar cuál sea su procedencia; y el término rumano no sólo se utiliza para identificar a las personas provenientes de Rumanía, sino que también lleva de manera implícita otras palabras como delincuencia, mafia y prostitución.

Cuando llega el verano y en muchos lugares de la Península Ibérica se alcanzan temperaturas casi insoportables nos apresuramos a sacar los ventiladores con la intención de refrescarnos un poco y de hacer más llevadera la canícula. Este aparato con aspas giratorias impulsa o remueve el aire (RAE) y ese es el mismo principio que aplicamos a los extranjeros, pero con una diferencia: cuando se trata de sudacas, panchitos, moros, rumanos, etc. pulsamos el botón que proporciona mayor velocidad a las aspas para alejarlos.

Tal vez habría que sugerir a Jorge Fernández Díaz y a Rafael Catalá -ministros de Interior y de Justicia, respectivamente- que, con la finalidad de hacer las fronteras españolas más seguras, instalen sendos ventiladores delante de las inhumanas vallas con cuchillas.

A esa parte de la sociedad española que se mantiene enroscada en sí misma y mirándose al ombligo le pido que tenga memoria, pues hace tan sólo medio siglo partían barcos llenos de españoles muertos de hambre rumbo a América y convoyes que atravesaban los Pirineos para llegar a Alemania o a Suiza y trabajar en condiciones de seudo esclavitud.

Estoy harto, muy harto.

Dedicado a Fátima.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s