Temporal

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela anula las competencias de la Asamblea Nacional. Días después da marcha atrás. La oposición arremete contra lo que considera la deriva definitiva hacia una dictadura madurista y, una vez más, hace un llamado a la ciudadanía para que salga a la calle. Se convocan manifestaciones. Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial y Gobernador del Estado Miranda es inhabilitado por 15 años. Se producen disturbios.

Venezuela vive en una constante tensión. Da la impresión de que en cualquier momento todo va a saltar por los aires, pero al final las fuerzas capaces de desencadenar el caos se contienen. Sucede así desde hace años, aunque bien es cierto que dicha tensión va en aumento.

Me encuentro por todas partes con fotos, reportajes, artículos de opinión y editoriales sobre lo que sucede en el país caribeño. Me resulta curioso que solo se hable de Venezuela cuando sucede algo como lo de estos días o cuando Nicolás Maduro se abandona a sus excentricidades y supersticiones. Me resulta lamentable que algunos periódicos españoles hayan perdido la objetividad a la hora de informar y opten por una línea editorial que se posiciona claramente a favor de una parte de la oposición venezolana. Me sorprende que los miles de venezolanos que han salido del país se indignen y compartan su malestar y su rabia a través de las redes sociales, que apoyen las manifestaciones y defiendan a los manifestantes que se plantan delante de la Policía Nacional Bolivariana -cuyos agentes ganan un mísero sueldo y sufren como cualquier otro ciudadano los efectos de la crisis- a tirarles piedras, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de ellos viven cómodamente en Europa o Estados Unidos.

Los líderes políticos han perdido los papeles, sustituyeron la credibilidad -si es que alguna vez la tuvieron- por la altanería, el exceso de testosterona y los egos erectos. Maduro debería convocar elecciones. Y la oposición debería, de una vez por todas, formar una alternativa real y seria de gobierno.

A los venezolanos que se fueron les quiero recordar que no son ellos los que se juegan el pellejo en las manifestaciones. Son los que están allí, son ellos los que luchan y sufren todas las consecuencias de la corrupción, el amiguismo, la crisis, la violencia, la escasez, el hambre y la miseria; son ellos los que aguantan el temporal día tras día. Así que dejémonos de pendejadas.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s