La casa a cuestas

Vivimos en una constante lucha por poseer. Poseemos cuando amamos, cuando hacemos o deshacemos, cuando reímos o lloramos, cuando creamos o destruimos, cuando compramos o vendemos, cuando fornicamos o asesinamos, cuando soñamos o despertamos. Todos poseemos, tal vez de manera distinta pero el objetivo, al fin y al cabo, es el mismo: saciar nuestro apetito. Tenemos una botella de agua, tenemos una lámpara, tenemos ilusiones, tenemos un perro, tenemos aptitudes y habilidades, tenemos unas zapatillas, tenemos hambre, tenemos miseria, tenemos sueños, a veces hasta tenemos paciencia.

A lo largo de nuestras vidas vamos acumulando pensamientos, recuerdos, éxitos y fracasos, amores y desamores, conocimientos, traumas y alegrías. Vamos habitando espacios, uno tras otro, hasta dar con el espacio perfecto en el que poder refugiarnos. Pero todo resulta ser un espejismo porque los refugios, de una manera u otra, acaban convirtiéndose en celdas.

Tenemos algo que vale mucho más que cualquier otra cosa: tiempo. Sin embargo, ahí vamos, siempre con la casa a cuestas.

Fernando Prado.

¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s