Expulsado

Abdelfatá Abd al Nabi tenía 18 años. Corría con un neumático en la mano durante las protestas con motivo de la Gran Marcha del Retorno cuando fue abatido por francotiradores israelíes. Era un terrorista, dicen.

Abdelfatá fue ejecutado y expulsado del mundo después de haber nacido ya medio muerto en una tierra yerma, en un trocito de planeta en el que luchar por una utopía parece ser la única manera de conservar la dignidad, de mantenerse de pie, de sentirse vivo. El futuro solo existe si se lucha a pesar de las consecuencias.

Puede que la libertad solo se consiga a través de la muerte porque todo lo demás carece de sentido. Disparad de una vez, aquí estoy; presionad el gatillo hasta hacer que las balas me sustenten durante un segundo para luego precipitarme al abismo insondable y no regresar.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de cuatro años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s