Verónica

A menudo se habla de la intimidad en la era digital. Nos preguntamos si es posible conservarla teniendo cuentas de Facebook, Twitter o Instagram -entre otras muchas- en las que, en mayor o menor medida, acabamos vomitando todo lo que nos sucede en cada momento. Compartir instantes de nuestra vida cotidiana con centenares y millares de personas se ha convertido en un acto natural, una manera de relacionarnos, de ser y estar en el mundo, en el aquí y el ahora. Una necesidad.

Todo salta por los aires cuando un capullo descerebrado decide comenzar a difundir un vídeo en el que se le puede ver practicando sexo con una mujer. Esa mujer era su expareja. Esa mujer se llamaba Verónica, tenía dos hijos y acabó suicidándose.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos cinco años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.