Los paraísos

Las navidades me recuerdan, invariablemente, el sabor de las avellanas, el sonido de los hielos repiqueteando en las paredes del vaso y el crujido de estos cuando caía sobre ellos el refresco de cola, cuya espuma efervescente subía hasta el borde. En mi casa solo se comían avellanas en esas fechas y se bebía refresco cuando había algo que celebrar; esos momentos eran una pequeña visita a un paraíso evanescente que acabó siendo niebla.

Esta época del año me produce un aburrimiento atroz y me embarga una tristeza líquida que finalmente se evapora sin dejar rastro. Creo que se debe al vacío y la frustración que genera la búsqueda infructuosa de otros paraísos, de un algo más, de un no sé qué, a pesar de saber que los paraísos no son más que humo entre los dedos.

Hay mucho por decir, por expresar, por sacar a gritos del estómago hasta quedarse sin voz. Pero las letras, que son como un enjambre de avispas en la boca, no forman palabras, y estas no pueden formar oraciones, y solo queda intentar atrapar sentimientos y sensaciones, y esperar a que se disipe la niebla.

Mientras tanto, me comeré un puñado de avellanas.

Cuídense.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿Nos apoyas con 2$, 5$ ó 10$ al mes en patreon? o también puedes hacerlo en Ko-fi a partir de 3€. Llevamos más de ocho años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.