Olga

Olga recibió un mensaje en el que la agencia de transporte confirmaba que la entrega de su paquete se llevaría a cabo a lo largo del día siguiente. La inmediatez que sugería el texto debido a la poca distancia temporal entre el hoy y el mañana le pareció ridícula. El tiempo era como una muñeca rusa: descompones el año en meses, semanas, días, horas, minutos y segundos y al final te quedas con un reguero de figuras abiertas por la mitad que caben una dentro de otra; una división infinita.

Mañana era algo demasiado lejano para Olga, no obstante, un gesto casi imperceptible en su rostro sugirió algo parecido a una sonrisa. Se preguntó cuántas personas cabrían dentro de ella, la Olga que estaba sentada en aquel vagón de metro mirando su reflejo en el cristal de la ventana, y si habría una Olga más grande en la que alojarse cuando tuviera frío o miedo; esconderse dentro de uno mismo y desaparecer, hacerse invisible a ratos. 

Se bajó y caminó por el andén despacio, viendo el vagón en movimiento a través del gentío para comprobar si su asiento estaba vacío. Le habría gustado verse allí sentada y despedirse de sí misma.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿Nos apoyas con 2$, 5$ ó 10$ al mes en patreon? o también puedes hacerlo en Ko-fi a partir de 3€. Llevamos más de ocho años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.