La mayonesa, el pan bimbo… y Get Back

Decidí intentar ver el documental de «Get Back» de los Beatles en Disney+, a partir de leer un comentario de una profesional de la historia del rock (anglo), que entre muchas cosas mecionaba dos que me llamaron la atención: Una de ellas destacaba el proceso creativo de los Beatles, y en la otra mencionaba que a pesar de ser casi todos chicos, no vio actitudes machistas en ellos.

Pues lo vi, no todo, no me llamó la atención, no me conmovió, me resultó irrelevante. En los primeros minutos hicieron una broma sobre los penes erectos. Y así a lo largo del documental, iban cayendo machistadas, una tras otra. Aún me quedaba la esperanza de que el proceso creativo de ellos, fuera especial. Tampoco ha sido así. Solo me han parecido un montón de chavales petulantes, ricachones, caprichosos y con pereza a todo. Ni siquiera el concierto en la azotea me parece memorable. Después de saber que mi abuelo subió su piano a un camión de redilas para llevarle serenata a mi abuela, para mí lo más destacable de «Get Back», ha sido el montaje del documental, la edición, el trabajo de videoasta. Tomaré distancia. Y espero con el tiempo seguir disfrutando de su música como antes, con el único disco que conservo de ellos.

A partir de un comentario de Jose Manuel Aguilera, he entendido la inclinación de mis preferencias musicales, dice: «Siempre he pensado, que los esclavos negros que trajeron de África, llegaron a América con sus ritmos, su música y con sus espíritus, unos en la parte angloparlante, de esa mezcla surgió «el Blues». De los otros, de la parte hispanohablante, surgió «el Son», del que se derivan muchos géneros más. El Son es único, no se parece a nada…» Yo soy más de Son, que de Blues, me he dado cuenta que eso lo cambia todo. Es como ser del sur, del sur de la música. Me resultan más geniales Ibrahim Ferrer y Compay que John Lennon y Paul.

Cuando vivía en Guadalajara, tenía comunicación constante vía messenger, con mi amigo Ramsés. Yo vivía en Chapultepec, él en… creo que en Tlajomulco. Como hacíamos una revista y varios proyectos culturales, hablábamos todo el tiempo, en mi casa o a distancia. Nos hacía mucha gracia el capítulo de Rayuela, donde Cortázar decía, que mientras hubiera un frasco de Nescafé, aún había espereanza. Ser artistas precarios era lo nuestro. Y ambos compartíamos nuestros procesos y momentos creativos. Recuerdo uno de ellos, porque significa muchas cosas, para quién quiera verlas. Ramsés me dijo: «Tengo pan bimbo, mayonesa, nescafé, algunos cigarros y un poco de gasolina para ir y volver a Guadalajara»… Entonces todo estaba bien, podía sentarse unos días, olvidarse de todo y escribir, lo que él necesitaba escribir.

Será por eso, que prefiero el Son, y si se trata de procesos creativos, la mayonesa y el pan bimbo son lo mío.

Augusto Metztli.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿Nos apoyas con 2$, 5$ ó 10$ al mes en patreon? o también puedes hacerlo en Ko-fi a partir de 3€. Llevamos más de ocho años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.