La cortina del fútbol

El último mundial que vi con ilusión y que me emocionó sin ningún «pero» fue el de USA en 1994, con los llamados Bora Boys (por el entrenador de la selección de USA, Bora Milutinovic). Su forma de entrenarles, de hacer casi de «la nada» una muy buena selección de fútbol. Resignificar el fútbol como un juego, un deporte más, una actividad de disfrute. Además hizo de la convivencia entre ellos, una fiesta. Pero estoy seguro que era una ilusión, tan falsa como todas los demás cuando hay una pelota de fútbol en el centro.

Con los años he descubierto que casi todos los deportes, son espacios que toleran y promueven la corrupción, el machismo, la misoginia, el racismo, el clasismo, la destrucción de la naturaleza, la especulación y el fascismo.

En los últimos acontecimientos deportivos masivos se puede comprobar toda la violencia que encierran. Los Mundiales de Fútbol en Brasil, en Rusia y ahora en Qatar, las Olimpiadas de Brasil. O hace décadas, por ejemplo en 1968, las Olimpiadas que se jugaron en México, unas semanas después de la persecución y asesinato de estudiantes.

El fútbol profesional y muchas de las ligas de otras categorías, en mi opinión son: Negocios especulativos violentos, no hay más. Matar y esclavizar a miles de personas para poder hacer un evento deportivo, corromper a todos y todas las involucradas, incluso a las que van de moralmente superiores como la «Unión Europea», son evidencias de la violencia de calcetín largo y corbata, y de cómo todxs les dan palmaditas y miran a otro lado por «una pasión deportiva».

Decidí no ver ningún partido. Me podría alegrar de que a Marruecos le vaya bien, pero tampoco, en mi opinión lo único digno de quién sea, hubiera sido no ir. Lo demás es ser cómplice.

Cuando dicen que el deporte no tiene la culpa, es evidente. Tiene la culpa quién lo práctica y no exige instituciones y competiciones éticas, tiene la culpa quien no se planta y no se larga. Tiene la culpa quien consume deporte, y con el dinero que su implicación les da, legitima su violencia.

Me da igual quién gane y sea el campeón, hace tiempo que hemos perdido todos y todas, sus goles son de sangre y muerte.

Augusto Metztli.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿Nos apoyas con 2$, 5$ ó 10$ al mes en patreon? o también puedes hacerlo en Ko-fi a partir de 3€. Llevamos más de ocho años ilustrando la actualidad. GRACIAS

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.