Alzar la voz

ALZAR LA VOZ

Después de los drásticos recortes y la privatización de servicios aplicados por el gobierno de Mariano Rajoy en la sanidad pública, uno puede hacerse una idea del desmoronamiento y el deterioro que ha sufrido ese sistema del que tanto presumíamos y que era la envidia -eso decían los unos y los otros- del mundo entero.

Voy a poner un ejemplo de una situación que he vivido recientemente en primera persona. Afortunadamente sólo he tenido que hacer uso del sistema público de salud de manera esporádica y para realizar consultas rutinarias, por lo cual, lo que les voy a relatar a continuación no es, ni mucho menos, un drama. Acudí al hospital para una simple analítica. Al llegar me dieron una bolsa de plástico en cuyo interior había un papel con mis datos y un tubo para recoger la sangre, y un número parecido a esos que coges en la pescadería. Me dijeron que siguiera la línea roja hasta el final del pasillo; una vez allí me encontré a unas cuarenta personas esperando. Debido a la demora llegué a pensar que tal vez habría una sola persona realizando las extracciones, pero enseguida me dije que no podía ser. Yo tenía el número 75 y más de treinta minutos después me llamaron. Cuando entré en la “sala de extracciones” comprobé que sólo había un sanitario; pero lo que más me llamó la atención fue que estaba en la sala donde se realizan los escáneres. Una toalla cubría la camilla de la máquina de escáner y sobre ella estaban los tubos etiquetados con la sangre de los pacientes; al lado, una silla en la que me senté y donde me practicaron la extracción. No soy de los que se llevan las manos a la cabeza por cualquier cosa, ni de los que protestan por todo; es decir, esta no ha sido una experiencia traumática para mí. Pero lo que me indigna es que hayamos dejado que esto pasara. Si así se realizan las extracciones de sangre en un hospital imaginemos cómo será la situación en medicina general, en oncología, en traumatología.

Qué poco nos quejamos; qué poco exigimos a quienes nos gobiernan; qué poco levantamos la voz para reclamar lo que nos está siendo arrebatado. Cuando digo que España cada vez se parece más a algunos países latinoamericanos o tercermundistas -si nombro a Venezuela ya es la leche- la gente me suele decir que no tengo ni idea de lo que estoy hablando. No nos extrañemos si llega el día en que debamos acudir a los centros hospitalarios habiendo pasado antes por la farmacia a comprar una jeringuilla.

¿Qué haremos cuando nos lo hayan arrebatado todo? Probablemente nada.

Fernando Prado.

*¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de dos años ilustrando la actualidad, queremos dar un nuevo salto en nuestro proyecto y comenzar a recibir un pago mensual por lo que hacemos. Nuestra primera meta son 100$ al mes a repartir proporcionalmente entre lxs ilustradorxs que hacemos Boreal semana a semana. GRACIAS 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s