La habitación anegada

Me desperté en medio de la noche con la sensación de que tenía algo por hacer. Una luz tenue, apenas perceptible, se colaba por debajo de la puerta de la habitación; todo estaba en silencio, así que solo escuchaba mi respiración y los sonidos que producía el roce de mi cuerpo con las sábanas al moverme. Cerré los ojos -mantenerlos abiertos en la oscuridad era ridículo- e intenté, sin éxito, retomar el sueño. Al cabo de un rato, quince minutos o cincuenta, no lo sé, decidí consultar la hora en el reloj de pulsera que siempre dejo en la mesita de noche sobre una pequeña pila de libros, pues comenzaba a ser necesario tener algún tipo de referencia y saber la hora me ayudaría a ubicarme. Cogí a tientas el reloj, presioné el botón lateral y en la pantalla iluminada de azul apareció la hora. Eran las 3:59. Resoplé y me revolví, incómodo. Pensar que tenía que hacer algo y no saber de qué se trataba exactamente me angustiaba. Aparté las sábanas y caminé descalzo hasta el baño, luego fui a la cocina y bebí dos tragos de agua directamente de la botella. Regresé a la habitación, me acosté de nuevo en la cama aún caliente y cerré los ojos suponiendo que en algún momento me dormiría, pero no fue así. Repasé el día de principio a fin intentando hallar en la bruma de la rutina vivida una pista que me sugiriera qué era eso que sentía que tenía que hacer. Seguramente no sería nada, o en todo caso se trataría de algo insignificante que podría resolver en cualquier momento, pero ¿y si no era así? ¿y si estaba olvidándome de algo verdaderamente importante?

La alarma del despertador interrumpió mis desvaríos y me levanté de inmediato. Más tarde, mientras conducía rumbo al trabajo, me asaltó una horrible revelación. Planchar. Era eso.

Las eléctricas aumentan sus beneficios un 36% respecto a 2019 a pesar de la pandemia. Me pregunto en qué momento perdimos la noción de la realidad y por qué continuamos echando agua en una habitación que ya está anegada.

Fernando Prado.

*¿Te gustó el artículo y la ilustración? ¿NOS APOYAS CON 2$, 5$ ó 10$ al mes? Llevamos más de siete años ilustrando la actualidad. GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .